jueves, 26 de febrero de 2015

ÍNDICE

(26 notas hasta ahora)











sábado, 31 de mayo de 2014

El Psicoanálisis y la Epistemología

La falsa alegación de cientificidad es una característica típica de las pseudociencias, que pretenden parasitar el –merecido- prestigio de las ciencias, sin pasar por la ardua tarea de estudiar, realizar análisis lógicos, formulaciones matemáticas, o experimentos.




Veamos abajo la postura del algunas Instituciones psicoanalíticas al respecto de su peculiar práctica.

La FEPAL (Federación Psicoanalítica de América Latina) nos miente:
“ARTICULO 2: FEPAL es una Institución científica sin fines de lucro, que agrupa a organizaciones piscoanalíticas (sic) latinoamericanas con personería jurídica y sin ánimo de lucro”.
Sí, “piscoanalíticas”. La palabra “científico/a” aparece 19 veces en el estatuto.


APM (México)
“La Asociación Psicoanalítica Mexicana es una asociación de carácter científico …” nos aseguran los mexicanos,  y aclaran que “La Asociación, como institución científica, tiene el propósito de desarrollo continuo de investigaciones en el ámbito de su especialidad, para lo cual se encuentra inscrita en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología”.
http://asociacionpsicoanaliticamexicana.org/node/66
Ese “carácter científico”,  no les impide recomendar el Psicoanálisis para “ulcera péptica, colon irritable, o hipertensión arterial.”


APM (España)
La Asociación de Psicoanálisis de Madrid, fiel a sus principales desarrolladores, es ambigua:
 “El Psicoanálisis es una ciencia joven que nació en el ocaso del siglo XIX…” empieza, temerariamente, para luego mitigarse:

“La comunidad científica psicoanalítica (¿?), convencida del valor que el Psicoanálisis puede aportar a la ciencia, trabaja día a día (…) para conseguir que el Psicoanálisis ocupe plenamente el lugar que le corresponde al lado de otras ciencias. “http://www.apmadrid.org/psicoan%C3%A1lisis-y-otras-ciencias
Es, pero no es, pero será.Si no es una ciencia, ¿cómo puede haber “comunidad científica psicoanalítica”? A menos que la relación entre “científica” y “psicoanalítica” sea no vinculante, como, por ejemplo, en la frase “científico alemán”, o “científico tenista”.


APA
La APA (Asociación Psicoanalítica Argentina)  nos informa, por ejemplo, que…
 “… se caracteriza por sostener un pluralismo teórico, tanto en la formación de nuevos psicoanalistas como en la formación permanente de sus miembros y en la promoción del debate científico. Este pluralismo se apoya en el respeto y estudio de todos los esquemas referenciales que parten del legado teórico freudiano, concibiendo de esta manera su vitalidad científica en la confrontación de opiniones”.
La APA está tan ansiosa de usar la palabra “científico” que hasta su año es “científico”, y tiene una sección “Científica” en su página. En ese apartado podemos leer: “Repensando el Edipo” y, en la tenebrosa sección “Accidentología Psicoanalítica”, amenazan:
 “Seguiremos estudiando el accidente espacial del Transbordador Columbia...”
 Así de científica es la APA.

APDEBA
La ApdeBa, pluralista y bastante lacaniana, nos informa:

"
APdeBA surge y se establece con el propósito de crear una institución para promover y desarrollar el psicoanálisis como ciencia..."

Y siguen otras seis falsas alegaciones, algunas un poco extrañas:"Sus reuniones científicas (?), ateneos semanales, jornadas sobre temas y autores y el simposio anual – actividad científica (?) central de APdeBA – mantienen un clima intenso y permanente de intercambio teórico-clínico."Aparentemente, todo es científico en la ApdeBA.
http://www.apdeba.org/historia-de-la-institucion-objetivos/

EOL
La Escuela de Orientación Lacaniana es más tímida:
"
Esta Escuela tiene por objeto el psicoanálisis, y por fin, restaurar su verdad, transmitir su saber, ofrecerlo al control y al debate científico..."
No se sabe qué significa esto, ni qué serían sus "informes científicos".
http://www.eol.org.ar/template.asp?Sec=la_escuela&SubSec=estatutos&File=estatutos.html


IPA
La IPA (Asociación Internacional de Psicoanálisis) insiste en que:
 “…su misión es asegurar el desarrollo de la ciencia del psicoanálisis”.
La IPA es, por cierto, la asociación de Freud, algo así como la Iglesia Cátolica del Psicoanálisis.
SAP
La SAP (Sociedad Argentina de Psicoanálisis) es menos declarativa, aunque también tiene su apartado “científico”:
Por ejemplo, una de sus actividades “científicas” consiste en:
Un espacio denominado: “Dice lo suyo”, analistas con rica trayectoria, transmitirán su experiencia, sus ideas y pensares sobre el psicoanálisis. Intentaremos que a través de sus relatos la Dra. Duarte nos transmita su experiencia de trabajo y de vida y dar cuenta de su pensamiento psicoanalítico.”
Según se ve, la SAP tiene una idea bastante laxa de la ciencia –y de la gramática.

http://web.sapsicoanalisis.org.ar/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=54&Itemid=248

APCH
La APCH (Asociación de Psicoanálisis de Chile) declama:
“La A.P.CH. tiene como objetivo general promover y enseñar la ciencia del psicoanálisis y sus aplicaciones, velar por la excelencia en su práctica y el desarrollo de la investigación psicoanalítica.”
Y luego abusa 25 veces más de la palabra “ciencia” y sus derivados: “Reuniones científicas”, “Perfeccionamiento científico”, “Actividades científicas”, etc.
http://www.apch.cl/2012/index.php?option=com_content&view=article&id=64&Itemid=65

Del Brasil tomaremos los siguientes ejemplos:

SPOB
La Sociedade Psicanalítica Ortodoxa do Brasil inventa un término que la epistemología ignora, "ciencia-arte":

"...estudo desta ciência-arte em todo país".
http://www.spob.org.br/aspob.php


SBPSP
La Sociedade Brasileira de Psicanálise de São Paulo "Mantém um notável fluxo científico e permanente de publicações, como o Jornal de Psicanálise e a Revista ide".
http://www.sbpsp.org.br/institucional/quem-somos.html

EBP
La Escola Brasileira de Psicanálise al menos quiere ser controlada:
"A EBP tem por objetivo a psicanálise e, por finalidade, a restauração de sua verdade e a transmissão de seu saber, oferecendo-o ao controle e ao debate científico".
http://ebp.org.br/sobre-a-escola/apresentacao/

SPP
La Sociedade Paulista de Psicanálise afirma sin vergüenza:
"A Psicanálise é uma disciplina científica instituída por Sigmund Freud que deu origem a certas teorias derivadas de seus dados de observação."
http://www.sppsic.org.br/o-que-e-psicanalise

SBPRJ
La Sociedade Brasileira de Psicanálise do Rio de Janeiro abusa del término varias veces:
"O Conselho Científico tem como finalidade promover o aperfeiçoamento e a atualização científica da SBPRJ através da criação e coordenação de atividades internas e abertas ao público".
"Representa a SBPRJ nas atividades científicas externas e promove intercâmbios nacionais e internacionais".
http://www.sbprj.org.br/#!concelho-cientifico/c1ymk

EPCRJ
La Escola do Psicanálise Clínica do Rio de Janeiro:
"A SOCIEDADE PSICANALÍTICA DO ESTADO DO RIO DE JANEIRO (Sociedade Científica de Psicanálise Insight), funciona desde 1978".
http://www.sociedadepsicanalitica.org/scpci/

CBP
O Círculo Brasileiro de Psicanálise nos dice que es una ciencia, de algo que no existe:
"A Psicanálise é a ciência do Inconsciente..."
http://www.cbp.org.br/historia.htm

SPRJ
La Sociedade Psicanalítica do Rio de Janeiro tiene "eventos científicos":
"Desde então, a SPRJ vem promovendo a transmissão da psicanálise através do ensino, da prática e de eventos científicos, eventos estes muitas vezes abertos ao publico em geral."
http://www.sprj.org.br/portal/index.php/quem-somos

FBP
La Federacâo Brasileira de Psicanálise abusa del término "ciencia " y sus derivados una veintena de veces:
"Art. 3º – São objetivos da FEDERAÇÃO BRASILEIRA DE PSICANÁLISE:
(...)
b) proporcionar o intercâmbio, assim como a união, entre as Entidades Federadas, promovendo, patrocinando ou estimulando atividades científicas e didáticas que favoreçam a comunidade entre os psicanalistas brasileiros..."

http://febrapsi.org.br/quem-somos/estatuto/
EPF
La EPF (Federación Europea de Psicoanálisis) también dilapida el término “científico”:
“Para promover el intercambio científico en Europa, la EPF organiza muchas conferencias sobre variados temas.”
“Su objetivo es proveer las bases para la discusión científica de alto nivel sobre importantes y controversiales conceptos psicoanalíticos.”
Más allá de las instituciones, la postura de los psicoanalistas particulares es oscilante.
Las respuestas más comunes son:

1-       Es una ciencia, pero diferente”. Esta declaración toma varias formas:
             1-a: <<Es “una ciencia conjetural”>>.
Aludiendo a las ideas de Gianni Váttimo, y el “Pensamiento débil”, que depende de la libertad de interpretación no sujeta a la lógica.  Es decir, no hay tal cosa como una “ciencia conjetural” y, de existir, las únicas diferencias que ofrecería respecto del chamanismo, es que este último está a cargo de alguien que se viste con plumas.

               1-b: “Es una ciencia, pero tiene otra epistemología”.
Esta es una de las peores fundamentaciones, y es una constante (véase la entrada “El Psicoanálisis y la Otra Dimensión”). ¿Cuál es esa “otra epistemología”? ¿Cuáles son sus principios? Nadie lo sabe. Es simplemente una frase que conviene repetir. El Psicoanálisis también pretende tener otra lógica (cuyos principios no están enunciados en ninguna parte), otra lingüística (mayormente inventada por Lacan), otro concepto de cura, y hasta otra ética.

               1-c: “Es una ciencia, pero la epistemología todavía no se dio cuenta”.
Graciosa como suena, es una objeción común. A veces viene adornada con pintorescos desvíos como “ciencia positiva” (concepto inexistente en epistemología) o con la acusación de “positivismo” (generalmente se refieren con esta palabra al empirismo vulgar). Ignoran que el empirismo vulgar no se utiliza en ciencias, al igual que no se usa el positivismo de Comte. Las ciencias actuales están más vinculadas al empirismo lógico, o al racioempirismo. Con este argumento, sugieren que llegará el día en que el Psicoanálisis será considerado una ciencia. Si bien no tiene sentido tratar de refutar una profecía vana, cabe señalar que la epistemología y las ciencias se han hecho cada vez más rígidas, por lo que cuesta creer que en algún momento se acepte como ciencia un galimatías laxo y vanilocuente como el Psicoanálisis.

2-        “El Psicoanálisis no es ciencia y eso es una de sus virtudes, pues la ciencia es mala”.
La ciencia sería “mala” por razones de lo más variopintas: tanto por la bomba atómica, como por la medicación de pacientes psiquiátricos y los negocios de las farmacéuticas. Ninguno de estos alegatos trata sobre la ciencia, pues la bomba y las drogas dependen de la tecnología, y las farmacéuticas, además, del mercado; pero ignorar qué es la ciencia es casi un privilegio de los psicoanalistas.
Casi todas las críticas a la tecnología tienden a olvidar las vacunas, las telecomunicaciones, y los tratamientos efectivos para millones de personas (prefieren hablar de explosiones nucleares; son más vistosas). Y la crítica a las farmacéuticas es una especie de teoría de conspiración que no da lugar a argumentos: aún si las farmacéuticas fueran malas, esto no significa que, necesariamente, los medicamentos sean todos malos. Es una forma de demonización, como suponer que el teléfono es maligno o inservible porque se patentó en Estados Unidos.
Dentro de esta objeción aparece la de que “el psicoanálisis es la única disciplina que tiene en cuenta al sujeto”. Y es falso -si “sujeto” quiere decir una persona común y corriente- pues las otras terapias no necesariamente dejan de lado al paciente e ignoran sus peculiaridades.
Ahora bien, si “sujeto” es una x cosa derivada del inconsciente, no es ni verdadero ni falso: es infalsable: es como decir “los cazafantasmas son los únicos que cazan fantasmas”, o “que el Ayur-Veda es la única <<medicina>> que se ocupa de nuestros chakras”. Simplemente se están inventando un objeto para luego suponer una exclusividad.

3-“No sé ni me importa”.
Respuesta penosa y bastante común: mientras puedan “trabajar” tranquilos, todo les da lo mismo.


El status científico –o no- del psicoanálisis no es un asunto menor aunque muchos psicoanalistas se desentiendan del problema de cómo calificar a su práctica.
En Argentina, La  Ley Nacional Nº 26.657 de Salud  Mental, aclara, en el apartado de Derechos:
“c) Derecho a recibir una atención basada en fundamentos científicos ajustados a principios éticos."
(Ley 26657, cap III, art.7.c)
Y en su implementación, según Decreto Nacional 603/13:
“c) La Autoridad de Aplicación deberá determinar cuáles son las prácticas que se encuentran basadas en fundamentos científicos ajustados a principios éticos. Todas aquellas que no se encuentren previstas estarán prohibidas"
(Decreto de reglamentación 603/13, cap IV art. 7.c)



La epistemología es la disciplina -o metaciencia- que tiene por objeto el estudio de las ciencias. Como toda disciplina científica, debe definir su objeto, y describirlo, lo que da como resultado una serie de características de lo científico. Aquellas prácticas que no cumplan con la mayoría de estas características simplemente no son científicas.

Algunos aspectos que no cumple el psicoanálisis:

  1. Ontología realista: que podríamos explicar como "cosmovisión" científica. La ontología de las ciencias fácticas es realista: cree que el mundo existe fuera de nuestra propia conciencia y puede ser explicado sin recurrir a entidades  sobrenaturales, o no comprobables, como el Inconsciente, el Super-Yo, etc.

2. Coherencia externa: Ninguna ciencia puede proponer hipótesis que contradigan otras hipótesis bien establecidas de otras ciencias. El Psicoanálisis incluye especulaciones sobre  la “energía psíquica”, que por ser no mensurable y discurrir por sistemas no materiales, negaría la física, entre otras varias conjeturas que han sido comprobadas como falsas por la psicología, la neurología, o las neurociencias.

3. Falsabilidad: toda hipótesis debe ser comprobable experimentalmente, directa o indirectamente, y ser susceptible de refutación. El psicoanálisis contiene construcciones irrefutables, como el Complejo de Edipo en la formulación de Freud, y otras que fueron refutadas experimentalmente, como la represión de hechos traumáticos (Refutada en parte por los trabajos de la Dra. Elizabeth Loftus y otros: http://socialecology.uci.edu/search/node/loftus ).

4. Exactitud: El lenguaje empleado debe ser claro, preciso, exacto, y evitar la ambigüedad.  En el psicoanálisis los conceptos (por ejemplo, Libido) pueden tener más de una acepción, y autores como Lacan, con su sintaxis rota, su abuso de disciplinas que ignora (topología, lógica, matemáticas), y su oscuridad, podrían ser mejor clasificados como místicos – o charlatanes- que como científicos (Para errores gruesos de Lacan en cuanto a topología, lógica y matemáticas puede leerse el capítulo que  le dedican Sokal y Bricmont en su libro “Imposturas Intelectuales” que pueden descargar de aquí: http://ebiblioteca.org/?/buscar/~Sokal%20Alan%20- ).

5. Superposición: Las ciencias comparten parcialmente las investigaciones e interactúan: la economía se sirve de la historia y de la sociología; la química se sirve de la física. El psicoanálisis está solo, aunque en el pasado haya incursionado en otros ámbitos para hacer el ridículo: por ejemplo, la explicación del origen de la cultura en Tótem y tabú, o la explicación de la revolución  rusa, causada, según Gorer, por cómo ceñían el pañal las madres rusas.

6. Comunidad crítica: La ciencia necesita de la crítica y se expone voluntariamente a ella. El psicoanálisis la rehúye; desde que Freud decidiera dogmáticamente que nadie puede hablar de su  disciplina sin haber pasado por la experiencia psicoanalítica, e impusiera el análisis didáctico como requisito inevitable (En Freud, “Lección XXXI. Disección de la personalidad  psíquica”: http://ebiblioteca.org/?/buscar/~Freud%20Sigmund%20- ).

Sólo se mencionan unos pocos aspectos, que son cumplidos por las ciencias fácticas (sociales y naturales), para evitar la réplica usual de que las “ciencias sociales son diferentes, y pueden  hacer cualquier cosa”. No, no pueden.
Célebremente, epistemólogos como Popper, Lakatos, Grünbaum, Cioffi, y Bunge consideran al psicoanálisis no científico.





No obstante, todavía se podría afirmar que, aunque no sea científico, es efectivo y cura. Lamentablemente, esto tampoco es verdad como veremos en otra entrada (ElPsicoanálisis y su (In)eficacia).

El Psicoanálisis y la (In)eficacia

Si bien el Psicoanálisis se utilizó para el tratamiento de úlcera péptica, esquizofrenia, parálisis, diabetes, asma, homosexualidad (?), afecciones de la piel, cáncer  e incluso accidentes ( Accidentología psicoanalítica) nunca hizo más que cosechar un amplio registro  de fracasos.

El Psicoanálisis es famosamente ineficaz, indistinguible del placebo, o contraproducente, ya sea porque agrava los síntomas, o porque entretiene al paciente en una terapia inadecuada, impidiéndole buscar opciones mejores. No obstante, continúa siendo la terapia más larga y cara del mercado.



Estudios contrarios a la efectividad del psicoanálisis:

Es difícil hallar información específica sobre el Psicoanálisis. En parte porque hay numerosas escuelas, y otros derivados como las psicodinámicas, una variante común en los países anglosajones donde el Psicoanálisis ha desaparecido. Escuelas particulares como el Psicoanálisis de orientación lacaniana tienen menos estudios de eficacia que el vudú o la necromancia.

1977: M. L. Smith y G. V. Glass, “Meta-analysis of psychotherapy outcome studies”, American Psychologist, 32,  p.752-760.


Se cita este estudio como uno de los que asegura la eficacia del Psicoanálisis. El resultado es éste:

Es casi indistinguible del placebo. No obstante, dadas las numerosas faltas de este meta-análisis, su valor es casi puramente anecdótico.

1980: Rachman S. y Wilson G. T., Los Efectos de la Terapia Psicológica”, Londres: Pergamon.


Es en realidad un libro, cuyo capítulo 5 está dedicado al Psicoanálisis, y su falta de estudios e interés en ellos. A partir de los pocos estudios existentes se aduce que su eficacia es indistinguible del placebo.

1983: Ryan ER. Bell MD. “Follow-up of a psychoanalitically-oriented long-term treatment program schizophrenic patients” Am J Orthopsychiat, 54: 730-9


Estudio sobre 50 pacientes seguidos por 12 meses. Según los autores, no se estableció ninguna mejoría.

1985: Shapiro, D. A., "Recent applications of meta analysis in clinical research", Clinical Psychology Review, 
Se analizan 142 estudios, para llegar a la conclusión de que el Psicoanálisis y otras terapias “humanísticas” son apenas indistinguibles del placebo.
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/0272735885900273

1987: Müller, H , “Is Chestnut Lodge salt in the wound of psychoanalytic contributions to the treatment of schizophrenia?”, Psychiatr Prax. Jan;14(1):22-6.


Estudio sobre 226 pacientes sin mejoría alguna.

1988: Alfonso Taboas: “¿Son todas las psicoterapias igualmente efectivas? Una revisión crítica”, en Revista latinoamericana de psicología, vol 20, nº 3, pp 309-330. Fundación universitaria Konrad Lorenz, Bogotá, Colombia.

Revisión crítica, que habla sobre la falta de evidencia sobre la eficacia del Psicoanálisis.

1993: N. Sartorius. G. De Girolamo, G, Andrews, A. German & L. Eisenberg, “Treatment of mental disorders. A review  of effectiveness”, Washington, WHO, American Psychiatric Press.


Publicado en conjunto con la OMS, pasa a revista a las psicoterapias existentes. En el caso del Psicoanálisis, destaca la falta de estudios y su escasa eficacia.

2001: “Department of Health. Treatment Choice in Psychological Therapies and Counselling, Evidence Based Practice  Guideline”, Londres.


El Psicoanálisis ni siquiera figura. La Psicodinámica breve, uno de sus derivados, se recomienda sólo para un trastorno: la depresión moderada –se recomiendan también todas las otras terapias.

2004: O. Canceil, J. Cottraux, B.  Falissard, M. Flament, J, Miermont, J. Swendsen. M, Teherani, J. M. Thurin,  INSERM. “Psychothérapie: Trois approches évaluées”, Expertise Collective INSERM. 553 p.


Pueden bajar el informe completo de la página del Inserm.

Realizado por un grupo vario, analiza un millar de estudios poniendo a prueba 3 terapias diferentes contra 15 trastornos. La Psicodinámica breve es moderadamente eficaz para un trastorno (las TCC lo son para los 15). Este estudio ni siquiera trata sobre Psicoanálisis, aunque merece una mención honorífica por el revuelo que causó en Francia.

2012: Yolba Smita, Marcus J.H. Huibersb, John P.A. Ioannidisc, Richard van Dyckd, Willem van Tilburgd, Arnoud Arntzb;The effectiveness of long-term psychoanalytic psychotherapy—A meta-analysis of randomized controlled trials


Meta-análisis de 11 estudios (4107 estudios fueron excluidos por no cumplir con las exigencias). El resultado es que el Psicoanálisis no difiere significativamente del tratamiento de control, y la evidencia sobre su eficacia es limitada y problemática.

2013: Stig Poulsen, Ph.D.; Susanne Lunn, M.Sc.; Sarah I. F. Daniel, Ph.D.; Sofie Folke, M.Sc.; Birgit Bork Mathiesen, Ph.D.; Hannah Katznelson, M.Sc.; Christopher G. Fairburn, F.Med.Sci., F.R.C.Psych.
“A Randomized Controlled Trial of Psychoanalytic Psychotherapy or Cognitive-Behavioral Therapy for Bulimia Nervosa”, Am J Psychiatry 2014;171:109-116. doi:10.1176/appi.ajp.2013.12121511


Estudio sobre 70 pacientes, sin grupo de control. Después de los primeros 5 meses de Psicoanálisis mejoró un 6 % de la muestra; la muestra con Terapia Cognitiva Conductual, mejoró un 44 %.

2013: Lic. José Dahab, Lic. Carmela Rivadeneira y Lic. Ariel Minici , “Efectos iatrogénicos del Psicoanálisis en el Trastorno Obsesivo Compulsivo.” En Revista de Terapia cognitivo Conductual, nº 23.


No es un estudio, sino más bien un artículo. No obstante, y dadas las condiciones del psicoanálisis lacaniano, es fácil imaginarse que los resultados presentados pueden extenderse a varios casos.


El informe “Tres terapias evaluadas”, del Inserm, fue censurado por el lobby psicoanalista de Francia, que consiguió que se lo eliminara de la página del Ministerio de Salud, y que el funcionario a cargo pronunciara la frase “No se puede medir el dolor humano”. Pero hablaremos de esto más adelante, en la entrada “El Psicoanálisis, la crítica y la censura II. El Informe del INSERM".
http://sobre-el-psicoanalisis.blogspot.com.ar/2014/06/el-psicoanalisis-la-critica-y-la_3.html

Algunas de las respuestas de psicoanalistas es que, en efecto, el psicoanálisis  tiene “otra idea de cura”.

En Freud,  la cura es:

1- La desaparición permanente de síntomas.
2- La opinión del analista.
3- Un límite: los cambios son tan geniales que ya no se puede esperar mejoría.
4- Normalidad psíquica absoluta (no se sabe qué significa).


Las frases que usa Freud para referirse a sus casos clínicos son:

“Cesando los ataques…”
“Se sentía muy bien y no experimentaba trastorno alguno.”
“Su curación era total y bien afirmada.”
“Conseguimos curarle una pequeña fobia.”
“Quedó curada por completo.”
“Llegó a abandonar su ceremonial…”
“Curación de una parálisis histérica…”
“Quedó curada por completo.”
“Conseguí liberar a una mujer soltera del complejo de síntomas…”

En Freud: Estudios sobre la histeria; Un caso de curación hipnótica; Los recuerdos encubridores; Psicoanálisis; Teoría general de las neurosis; Lo  siniestro; Nuevas lecciones introductorias al Psicoanálisis.

Lacan nos promete, en cambio, que la cura se da por añadidura, como una gracia divina (“Variantes de la cura-tipo”, en Escritos I, 1966).

He aquí un extracto del Diccionario Introductorio al Psicoanálisis Lacaniano de Dylan Evans:
<<En particular, la meta de la cura psicoanalítica no es según Lacan "sanar" o "curar" en el sentido de producir una psique perfectamente sana. Las estructuras clínicas (neurosis, psicosis y perversión) son consideradas esencialmente "incurables", y el tratamiento analítico se propone simplemente ”llevar al analizante a articular su verdad” .>>


Así, el Psicoanálisis no cura nada, sino que permite que “el paciente acepte su goce”, “integre su personalidad (de una manera un tanto extraña)”, o simplemente descubra la causa –supuesta- de su malestar, lo acepte, y viva con él. No es un panorama muy alentador para alguien que busca en la terapia la cura de su impotencia, la depresión o el TOC, pero el psicoanálisis no puede ofrecer otra cosa.

También argumentan que el Psicoanálisis no es susceptible de medirse –aunque puede cobrarse-, o la medición en sí misma es mala.
Algunos, como Enrique Acuña, psicoanalista, charlatán y acaso uno de los hombres más tontos del planeta, asimilan la idea de eficiencia y medición con el mercado.

El informe de la IPA (2002), acaso la más importante cofradía de psicoanálisis que existe (con importante queremos decir, que “tiene  muchos miembros”), sobre eficacia, es un rejunte ad hoc de textos, entre los cuales hay 69 estudios, de los cuales 20 son sobre eficacia, y el resto se divide en encuestas, revisiones clínicas, informes sobre otras terapias e informes sobre procesos psicoanalíticos.
Aunque el malestar puede medirse, parece evidente que los psicoanalistas no saben cómo hacerlo.
En este punto se establece que el mero hecho de evaluar implica negar la subjetividad, e incluso confundir personas con ratas de laboratorio., según la acusación de Roudinesco (psicoanalista) sobre las TCC. En definitiva, o la evaluación es mala, o es imposible. Aunque ciertamente esto no les impidió usar test proyectivos, como el inútil Test de Rorschach).
Pero sin embargo, funciona…


Las bases del pretendido funcionamiento del Psicoanálisis son la falacia de afirmación del consecuente y la falacia de correlación.

La Falacia de afirmación del consecuente (post hoc ergo propter hoc) consiste en inventar una relación causal entre dos hechos, dejando de lado todas las variables posibles.
Ejemplo 1: Estamos en Otoño y hace frío. Bailamos. Llega la primavera. Por lo tanto, el baile hace venir la primavera.
Ejemplo 2: Me siento mal. Voy al psicoanalista. Me siento mejor. Por lo tanto, el psicoanálisis funciona.
No de otro modo “funciona” el curanderismo. Se trata simplemente de ignorar todas las variables posibles (remisión espontánea, desaparición de factores desencadenantes, etc.) y elegir la que más nos gusta. Dada la duración de la terapia psicoanalítica, es posible que múltiples factores intervengan en juego para propiciar la mejoría del paciente, pero eso no importa: la única variable atendible es estar en análisis.

La Falacia de la correlación (cum hoc, ergo propter hoc), es similar, pero cree ver la causa en un fenómeno que acompaña a su pretendido efecto. Los pastafarianos se burlan de ella, aduciendo que la merma de piratas en altamar produce el calentamiento global, pues, en efecto, dicha mengua coincide con el aumento de la temperatura (aunque no tiene la más mínima relación). http://es.wikipedia.org/wiki/Pastafarismo#Los_piratas_y_el_calentamiento_global


Otros motivos:

Efecto Placebo: La mera mejora por el hecho de estar en tratamiento.
Efecto Hawkthorne: La mejora por el hecho de estar participando en una investigación.
Efecto Barnum: La idea de que una serie de vaguedades comunes se aplican perfecta y exactamente a uno.
Regresión a la media: las personas buscan ayuda cuando sus problemas son más intensos. Como esta intensidad usualmente decae, se atribuye esta mejora al tratamiento en cuestión, sea el que fuere.
Otros Motivos no específicos: Como tener un oyente comprensivo, poder hablar de sus problemas y enfrentarlos, cambiar de rutina, etc. Son efectos que puede lograr el Psicoanálisis, y también la charla con un amigo cualquiera (el amigo es más barato). Por esto alguien llamó al Psicoanálisis “la prostitución de la amistad”.




En general, el psicoanálisis ya no se recomienda como terapia.

Guia Clínica de Intervención Psicológica en adicciones. Ministerio de Sanidad y Consumo.


Guía Nice


OMS: Guía de Intervención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias en el nivel de atención de la salud no especializada.


Conjunto de Guías sobre Servicios y Políticas de Salud Mental
LEGISLACIÓN SOBRE SALUD MENTALY DERECHOS HUMANOS


Guía de buena práctica para el tratamiento de los trastornos del espectro autista
Ministerio de Sanidad y Consumo. España.
Cita de este estudio:
“El Grupo de Estudio no recomienda la terapia psicodinámica como tratamiento de los TEA y destaca que el planteamiento psicoanalítico del autismo ha constituido uno de los mayores errores en la historia de la neuropsiquiatría infantil.”


También el ministerio de Salud de Francia ha dejado de recomendar el Psicoanálisis como terapia para el autismo, en Marzo del 2012: